El Grupo Endress+Hauser

Sala de prensa

Eventos

Su carrera profesional en Endress+Hauser

Herramientas

Información de contacto

E-direct Shop

E-direct complementa la gama tradicional de Endress+Hauser, ofreciéndole instrumentación económica, fácil de instalar y configurar.

E-direct Shop

Empleabilidad femenina en el siglo XXI

Con motivo de la conmemoración del día internacional de la mujer, Susana Torres, gerente general de Endress+Hauser Chile, analiza la inclusión de género como factor de éxito para las empresas

Diversos estudios demuestran que la diversidad de género tiene ventajas competitivas: empresas con un 30% de dotación femenina pueden llegar a aumentar su rentabilidad hasta un 15%; e incluso más si tienen mujeres en la plana ejecutiva (Peterson Institute for International Economics, feb. 2016). Es una oportunidad para el negocio: los países crecen cuando incorporan mayor fuerza de trabajo femenina y los equipos mixtos alcanzan mejores resultados.

La participación económica de la mujer en Chile

Nuestro país ocupa la posición 119 de 144 países evaluados en el índice de participación y oportunidad económica para las mujeres, calculado por el Foro Económico Mundial. La Participación Laboral Femenina en Chile (PLF) es la peor de Sudamérica, y la segunda peor en América, sólo superada por México. De hecho, está más cercana a los países de la cultura Islámica que a los que conforman la OCDE.

Sin perjuicio de la evolución que ha tenido la PLF en Chile - de 31% en 1990 a su nivel actual de 48% - sigue siendo bajo si lo comparamos con Latinoamérica (55%), incluyendo los países en vías de desarrollo (52%), y por cierto mucho menor a la tasa de los países desarrollados de la OCDE (61%), liderada por los nórdicos (65%). El máximo mundial lo tiene Islandia con un 79%, el cual es incluso mayor a la tasa de participación laboral masculina en Chile (71%).

La falta de cooperación en la crianza de los niños, poco acceso a estudios y el ser las depositarias de la responsabilidad de cuidar a la familia, dejan a muchas mujeres fuera del mercado laboral.
Esto tiene una influencia importante tanto en la macro, como en la microeconomía de nuestro país. Es así como, de alcanzar la participación femenina un porcentaje de 61% y más (como en los países desarrollados de la OCDE), se incorporarían 900.000 mujeres adicionales a la fuerza de trabajo, lo que aumentaría en un 6% el Producto Interno Bruto del País (PIB).

Además, ya que la carga tributaria en Chile es algo más de 20% del PIB, aumentaría la recaudación tributaria en US$ 3.000 millones al año aproximadamente, lo que permitiría financiar, por ejemplo, salas cunas para todas las madres que trabajan o el equivalente al incremento en costo de la educación universitaria gratuita para el 100% de los jóvenes.

En cuanto a la microeconomía familiar el impacto es importante, ya que fomentaría la movilidad social. En efecto, un segundo aportante al ingreso familiar es la forma más rápida para que una familia bajo la línea de pobreza salga de ella o para que una familia con un ingreso mensual de $500.000 pase a clase media, con un ingreso familiar superior a $750.000.

El presidente de la Comisión Nacional de Productividad hizo hincapié en que “esto no solo se trata de que más mujeres trabajen por el mero hecho de 'trabajar', sino que es algo mucho más profundo. La importancia de incorporar a la mujer al mercado laboral formal no solo se sustenta por temas de Derechos Humanos e igualdad de género, sino que además es muy relevante en términos económicos y de bienestar”.

En el diagnóstico del Chile actual, las diferencias entre la participación femenina versus masculina en el mercado laboral se ven reflejadas además en las brechas en remuneraciones por trabajos similares, número de mujeres en directorios, cargos gerenciales, representación política, etc.

Cómo impulsar la inclusión y, en consecuencia, el desarrollo del país

Es por ello que, tras una investigación, la Comisión Nacional de Productividad entregó el documento “14 recomendaciones para elevar la participación femenina y mejorar la calidad de vida del país”, haciendo un llamado urgente a que se implemente una política que eleve la participación femenina económicamente. A continuación mencionamos las más destacadas:

  • Reemplazar el artículo 203 del Código del Trabajo, que limita la obligación de salas cunas solo a empresas con más de 20 mujeres

  • Ofrecer una red de cuidados para personas mayores y discapacitados

  • Incentivar la capacitación de mujeres en ocupaciones no tradicionales para ellas, a través de campañas y políticas afirmativas, y mejorar el vínculo entre los programas de capacitación para ellas y las demandas futuras del mercado laboral

  • Combatir los sesgos de género en el sistema escolar

  • Estimular la inserción de más mujeres en las carreras de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas

  • Potenciar el acceso de mujeres a cargos de liderazgo

  • Promover la corresponsabilidad en el cuidado de recién nacidos

  • Divulgar la Norma NCh 3262 de Igualdad de Género, Conciliación de la vida laboral, familiar y personal y el Sello Iguala Conciliación, y potenciar su impacto

Una reflexión final

Con la convicción de que la diversidad de género aporta a nuestro negocio, a los desafíos de productividad y a la sustentabilidad de la organización y del país, debemos desarrollar políticas como las de BHP de equidad de género, planteándose como objetivo que las mujeres constituyan el 50% de su fuerza laboral al 2025. Codelco también cuenta con una agenda de género mediante la cual apunta a aumentar en un 25% la dotación femenina actual al 2020 y tener más mujeres en puestos directivos. Endress+Hauser en Chile tiene una dotación de 31,8% de mujeres en general y 50% de mujeres en cargos gerenciales.

También debemos mirar lo que están haciendo países como Islandia, Noruega, Finlandia, Ruanda y Suecia que lideran el reporte de brecha de género del World Economic Forum donde Chile ocupa el lugar número 63.

Pero todo empieza por nosotras. Debemos confiar en y desarrollar nuestras capacidades, apoyarnos en mentores o mentoras, ser positivas, optimistas, perseverantes, comprometidas y enfrentar los desafíos buscando el apoyo del entorno a través de redes, asociaciones y programas de desarrollo.

  • Susana Torres, gerente general de Endress+Hauser Chile ©Endress+Hauser
  • Susana Torres, gerente general de Endress+Hauser Chile, durante la inauguración del nuevo edificio corporativo de la compañía ©Endress+Hauser

Contacto

Foto de: Endress+Hauser Chile Ltda.
Endress+Hauser Chile Ltda.
Avenida Los Jardines 936 Ciudad Empresarial Huechuraba 8580670 Santiago , Chile
Tel.: (56 2) 2398 9100
Enviar correo electrónico www.e-direct.endress.com